El escritor y experto en crecimiento personal, Andrés Pascual, considera que las empresas pueden influir en la felicidad de sus trabajadores en un 50%


Después de la pandemia de la COVID-19, promover la felicidad y el bienestar de los trabajadores «ha dejado de ser una tendencia para convertirse en una necesidad inexcusable y en una herramienta estratégica de gestión en las empresas», ha declarado Andrés Pascual, escritor y experto en crecimiento personal, en una entrevista para Efe.

Según el profesor, todo líder de una empresa ha de estar preparado para asumir los retos que plantea el nuevo paradigma tras esta crisis.

Además, los equipos directivos deben ser capaces de promover el bienestar y la felicidad de los trabajadores, así como los elementos clave para lograr «la sostenibilidad, el máximo rendimiento y rentabilidad.

Algunas de las grandes empresas, afirma Pascual, ya tienen su propio «chief happiness officer» (CHO), como se denomina al encargado de impulsar el bienestar como ventaja competitiva y generadora de valor, y en las demás empresas, los directivos, asegura, habrán de integrar estas habilidades para «no quedarse atrás».

Estudios como la teoría del bienestar subjetivo acreditan que nuestra predisposición genética influye un 50 % en nuestra felicidad; mientras que un 10 % lo determinarían las circunstancias del entorno y un 40 %, nuestras actividades cotidianas.

Esto significa que, «liderando desde el bienestar, la empresa puede influir en un 50 % en la felicidad del trabajador», afirma Pascual.

El próximo jueves, 11 de junio, Pascual impartirá a través de la web de UNIR una sesión abierta sobre el tema junto con otra de las profesoras del programa, la CHO Lidia Nicolau, autora del blog “Trabajar la felicidad”, quien expondrá cómo imponer la cultura de la felicidad en una organización.