El hombre, que ahora tiene 41 años, fue encerrado por su madre en su piso al sur de Estocolmo cuando cursaba séptimo curso


La policía sueca ha detenido a una mujer de 70 años por, supuestamente, haber encerrado contra su voluntad a su hijo durante 28 años en un piso en Haninge, al sur de Estocolmo, según ha informado la televisión pública SVT.

La mujer, que niega los cargos, es sospechosa de privación ilegal de libertad y de provocar daños corporales graves al hombre, de 41 años.

Una pariente cercana acudió al piso familiar mientras la detenida se encontraba en el hospital y encontró al hombre acurrucado en la cocina y con heridas en su cuerpo: “Fue como entrar en una pesadilla. Había orina y suciedad, olía como a podrido”, ha declarado la mujer en el tabloide Expressen.

Entrevista con la hermana de la detenida en Expressen

El hombre fue trasladado al hospital Nuevo Karolinska de Estocolmo y operado anoche de varias lesiones, según informan los medios suecos.

Según la versión de la familiar, la madre perdió a su hijo cuando era pequeño y decidió ponerle el mismo nombre a su siguiente hijo. Aparentemente, vivió una vida normal hasta que lo sacaron del colegio en séptimo curso.

La policía ha acordonado el piso donde el hombre ha estado encerrado

Los servicios sociales conocían el caso, pero no hicieron nada y el resto de la familia trató de restar importancia al asunto, según cuenta la pariente: “Yo era joven y acabé desistiendo. Le robó la vida y manipuló a todos sus contactos para mantener su secreto”.